MATERIALES

– Anzuelo: Hanák H 130 BL  #20
– Hilo de montaje: negro 8/0
– Cuerpo: Hilo de montaje
– Alas: CDC natural
– Cercos: pluma de gallo de León indio

-Tórax: dubbing pelo de topo



PASO A PASO


1. Fijamos el hilo de montaje a la tija del anzuelo, las vueltas justas, pues al trabajar con anzuelos tan pequeños  debemos tener cuidado o los cuerpos nos quedaran demasiado gruesos o se nos amontonarán los materiales. Sujetamos con el hilo 5 o 6 fibras de pluma de gallo de León indio para formar los cercos de la mosca.

3. Una vez cortado el sobrante  fijamos
con el hilo de montaje dos plumas de cdc (culo de pato) que previamente
han sido igualadas por la punta. Estas dos plumas serán las que imiten
las alas del insecto.
4. Cortamos la parte de las plumas que no nos será necesaria y eliminamos  el
raquis de cada una. Formamos el cuerpo del insecto con unas vueltas del
propio hilo de montaje y ponemos las alas en posición vertical con
ayuda del hilo, calzándolas tanto por delante como por detrás.
 6.
Formamos a la vez el tórax y las dos alas de la mosca, para ello nos
ayudamos del hilo de montaje, con un movimiento en x podremos dividir
las alas en 2.
7. Con un poco de dubbing de pelo de topo formamos el torax, 3 vueltas serán suficientes.
8. Rematamos la cabeza y hacemos el nudo final. Mosca lista para pescar. 
 
Cuando
montamos en anzuelos tan pequeños incluso en anzuelos menores a un 20
nos bastará con usar el propio hilo de montaje para formar el cuerpo de
la mosca, esto nos evitará en parte darle demasiado grosor o que se nos
amontonen los materiales.  A continuación se muestra el mismo montaje en un anzuelo del # 22, realmente efectivo.
LO QUE EL OJO NO VE

Si
nos fijamos en la fotografía inferior podemos observar que es la vista
que tendría el pez de nuestra mosca, a primera vista las tres moscas
parecen iguales, pero en cambio una no lo es, tenemos una mosca que es
mucho más visible para el pescador pero sin embargo pasa igual de
desapercibida para el pez.
Incorporando
materiales de colores llamativos a nuestras moscas las haremos más
visibles, y en montajes como estos que van en anzuelos tan pequeños esto
aporta un gran beneficio. La diferencia entre ver nuestra mosca y no
verla se traduce en más o menos capturas. No debemos olvidarnos de los
pequeños detalles, quizás no sean tan pequeños.
  
A PIE DE RIO
Es
una mosca impresionante para pescar a pez visto o cuando vemos esas
cebadas al amanecer y atardecer en los parados y tablas. No nos debemos
olvidar de usar un bajo terminado en un monofilamento nunca superior a
un 0,12. Una buena combinación entre el tamaño del montaje y el bajo es
fundamental. Con todo listo nos vamos de pesca.
Este
día estaba de paso por un tramo de uno de mis ríos favoritos, el
Burbia, en su tramo libre por encima del TLSM del que ya hablamos en
otras ocasiones. La idea no era ir de pesca, pero como pescador que soy
no pude decir que no, las truchas se cebaban, sobraban las razones. La
caña, vadeador y una pequeña caja de moscas las tenía en el maletero,
asique me puse manos a la obra. Las cebadas en los parados apenas
rompían la superficie del agua, una ocasión inmejorable para sacar al
terreno de juego  nuestra mosca.

                 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.