En esta
ocasión os mostramos como igualar  pluma
mediante un método que actualmente no se usa pero que antes era más
común. Con ayuda de aquello que se tenía más a mano se conseguía igualar la
pluma para después confeccionar las moscas ahogadas de León, con la ayuda de un
simple trozo de azulejo, agua y una navaja.

  • Cogemos una
    pluma de gallo de León y eliminamos el plumón, para a continuación mojarla en
    agua y colocarla sobre el trozo de azulejo.
 
 
  • La movemos
    sobre el azulejo con el fin de que las fibras se separen y añadimos un poco de
    agua si fuese necesario, para que la pluma permanezca pegada al azulejo.
  • Con la ayuda de la navaja
    separamos las fibras que nos van a ser útiles para montar.
  • Cortamos las
    fibras de la pluma, primero de un lado y después en el otro. Retiramos el
    raquis de la pluma.
 
 
 
  • Con ayuda de
    un cutter, una navaja o cualquier instrumento que nos permita igualar  vamos juntando las fibras poco a poco formando
    un grupo compacto, para después igualarlas empujándolas por las puntas.
 
 
 
  • Repetimos la
    operación con el resto de las fibras.
 
 
  • Ya tenemos la pluma lista para hacer
    nuestras ahogadas y secas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.