Al
fin llegó el día de la quedada, tras una larga estábamos de camino. Hay
que estar un poco mal de la cabeza para levantarse a las 5:30
dispuestos a meternos 400 km de coche, pero es que la ocasión prometía,
y finalmente superó las espectativas.

Tras
dos horas de camino en las que todas las conversaciones trataban de
moscas, pescadores, amigos, lucios, foros…llegamos a la zona,
teníamos los dientes largos cuando de repente, nos pasamos de largo un
montón de gente disfrazada de pescadores, ¡¡eran los pobladores!!! sólo
la casualidad nos llevó a encontrarnos con ellos.

La
llegada a las charcas no pudo ser mejor, entre caras conocidas y nuevos
amigos que a los dos minutos parecían amigos de siempre. El desayuno,
como es acostumbrado en esta quedada era acorde a la generosidad del
grupo, y eso que se avisó, hemos visto bodas en las que se come menos.

Una
vez cebados a base de bollería y bebidas calientes, rumbo a la charca.
La mayoría de pescadores se concentró en una misma zona, igual que las
truchas que dieron la cara desde primera hora con una potencia y un
tamaño más que respetables .Además de los lances de pesca, la preciosa
librea de freza y las luchas de los machos no hacían sino aumentar el
encanto de la jornada. Los machos con el gancho totalmente desarrollado
y las hembras llenas de huevas iban y venían en alocadas persecuciones.

Las
técnicas más productivas fueron las ninfas y streamers lentamente
manejados con líneas flotantes. Los boobies y blobs también hacían de
las suyas en las zonas más profundas, y fue con uno de estos como
conseguimos nuestra primera captura en profundidad. A medida que
pasaban las horas fuimos cambiando de técnicas y probando nuevas moscas
encontrando que las cabezas naranjas eran de los más eficaces, así como
las pequeñas ninfas y perdigones  presentados a trucha vista, una de nuestras
técnicas preferidas en la pesca de río.




Hubo
también tiempo para comprobar cómo las nuevas moscas que llevamos
probando desde hace meses en intensivos pasaban también la reválida con
las truchas de Palenzuela, consiguiendo las picadas de truchas que nos
habían rechazado las otras moscas: los perdigones-marabú, tambien llamados strininfas eran una
golosina para estos peces, y los perdigones pavo real  que tantas
truchas nos dan en el río aquí también funcionaban de maravilla.



Las
horas pasaron muy deprisa y la hora de comer acabó retrasándose hasta
para los jefes, y es que el vicio es el vicio!! La comida, como no, fue
otro festival gastronómico con un despliegue de embutidos, morcilla,
tortillas, vinos….cada uno trajo lo mejor de su tierra. Terminada la
comida llego el  sorteo de regalos en el que la nota final la puso una
preciosa escultura de una trucha por cortesía de Javi (el de los
huevos), bautizado así por tener los huevos mas ricos de todos los
pobladores.

Tras
la comida se dio lugar al mercadillo, el montaje de moscas a cargo del
maestro Txema cuyo montaje puede verse en el programa de Silvestria, y
de un servidor. Como es costumbre, todas las moscas se las llevó Sin
Muerte, el reportero del foro, a excepción de una petición especial
para Raul (Tigretón). Es curioso como en apenas tres quedadas hay
tantos motes, se ponen y se reciben con cariño y buen rollo, y es algo
especial.


Después
del montaje apenas tuvimos tiempo de echar las moscas al agua. Hablando
con tantos amigos ni las truchas conseguían que la conversación
terminase. Y así llegó la hora de las despedidas. Pocas veces se hace
más corto el camino de vuelta que el de ida, y en este caso los
recuerdos nos llevaron de vuelta y antes de darnos cuenta ya estábamos
en León.
 
                                   

Un abrazo y hasta la próxima pobladores.

Agradecimientos:
http://pobladoresdelrio.foroactivo.com/      y  todos sus componentes
Silvestria

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.