El Coto de Villafranca es un tramo berciano que aun esconde
en sus aguas  de esas pintonas que hacen
la delicia de los pescadores más exigentes. Podríamos decir, que este tramo del
rio Burbia es de los pocos tramos de cursos bajos que se mantiene en buenas
condiciones en la comarca berciana. El Burbia ya pierde su carácter serpenteante
y se transforma en un curso de llanura, más amplio y con corrientes suaves y
largas tablas. 

Era un día del mes de julio, mientras que desayunaba ya
estaba planeando la jornada. Lo tuve claro, empezar por encima del límite
inferior y patearlo entero, quizás me llevase mucho tiempo, pero es lo mejor en
un coto como este, que apenas tiene dos accesos claros, uno en la zona baja y
otro en su límite superior, en la localidad de Villafranca, y es allí donde se
decanta la mayor parte de la gente por pescar, por la facilidad con la que se
accede al cauce. Conocedor de la zona, estaba claro que si comenzaba a primera
hora abajo, tendría el rio para mí solo en su tramo medio, un tramo con mucha
vegetación y sin salidas próximas, pero donde están las mejores zonas de pesca.
Ya vestido, y metido en faena, pronto me di cuenta que a la
seca ni caso, por estas latitudes, en ocasiones hasta que llegan las 10:30 – 11
de la mañana no empiezan a comer arriba.
Así que no me lo pensé dos veces y me puse con un tándem formado
por un trico y un pequeño perdigón. Llevaba media hora con la seca, estaba
claro que me había equivocado, al tercer lance con el tándem, veo hundirse el
trico, era la primera, y la más grande de la jornada.
Continué rio arriba, sacando una de aquí y otra de allí,
pero todas con la ninfa. No sería hasta media mañana cuando la primera me subió
al tricóptero jarupiano, y a partir de ahí como si hubieses recibido la orden
de tan solo comer arriba. Muchas truchas, de tamaño medio y pequeño, cuando en
el Burbia se deciden a comer, el pescador se ve asombrado por la cantidad de
truchas pequeñas que tiene este rio. Los tricópteros en tamaño medio y de
colores oscuros suelen ser buenas elecciones para pescar en esta zona durante
los meses de verano.
En estos escenarios en los que las zonas sombrias dan pasos a zonas de sol y viceversa, es importante contar con moscas que
veamos bien, pues en muchos casos tendremos que optar por usar imitaciones con
indicadores que nos faciliten verlas, al fin y al cabo, se hace tarea imposible pescar si no vemos nuestra mosca.
Pero como siempre el festival se acabo a mediodía, parece
que me invitaban a tirar de bocadillo, y no iba a desaprovechar tal ocasión.
Comiendo cerca de un camino, tuve una grata compañía, un pequeño felino extraviado,
o quizás interesado por el olor del jamón….jajaj…poco después aparecería su  amo.
Ya después de comer las capturas fueron menos numerosas,
pero iban manteniéndome entretenido. De ríos como este es fácil disfrutar a
poco que pongan de si nuestras amigas las pintonas, las tiradas son preciosas,
y las truchas están aunque a veces pensemos todo lo contario.
Lance tras lance fue
pasando la tarde, hasta que llegue al límite superior y me empecé a encontrar
con más y más pescadores, asique  recogí
las cosas y sabiendo que me quedaba una hora de caminata carretera abajo , me despedí
de mi querido Burbia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.